La abdominoplastia es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flaccidez muscular. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

Este procedimiento puede reducir drásticamente el aspecto abombado del abdomen. Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico. Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejorar  la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada. En algunos casos, puede asociarse una liposucción de las caderas que mejore la silueta corporal de manera más armónica. Algunos casos, incluso, pueden resolverse únicamente realizando liposucción del abdomen.

La abdominoplastia  se realiza siempre en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Son procedimientos que no deben realizarse en la consulta. La liposucción también debe realizarse en quirófano, bajo condiciones estrictas de asepsia.

Todos los años se realizan cientos de abdominoplastias con éxito. Cuando es realizada por un cirujano plástico cualificado los resultados suelen ser muy buenos. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar